Telefónica y sector telecomunicaciones
Sindicato de Comisiones de Base
Telefónica y sector telecomunicaciones

Piensa el ladrón que todos son de su condición

Piensa el ladrón que todos son de su condición

Piensa la empresa que, en estos momentos en los que las grandes corporaciones como ella están dejando en ruina a los estados que ahora se llaman periféricos, puede aprovechar para meter el miedo en los trabajadores al estilo en que lo hacían los señores feudales.

En los últimos meses estamos viviendo una deriva más en esta línea, parece ser que al gusto del presidente. Los jefes se han convertido en detectives privados que controlan hasta las veces que visitamos el baño. A los compañeros que trabajan en la calle les tienen puesto un GPS y tienen a gente que los vigilan y les llaman en cuanto que pasan más tiempo del que han estipulado en un sitio concreto. Volvemos a la recurrente idea de que los trabajadores somos todos unos golfos y unos vagos, mientras no se demuestre lo contrario.

Quizá venga aquí al pelo el refrán aquél que dice que “cree el ladrón que son todos de su condición”. Habría que recordarles que, de momento, el único que tiene una sentencia por prevaricación es el Sr. Alierta, y que si algunos se llevan unos sueldos por hacer bien poco, no son precisamente los trabajadores. Al contrario, mientras que algunos se llevan millones de euros al año, a otros nos quitan la aportación al plan de pensiones o nos echan por ponernos enfermos. Y eso cuando están anunciando aumento de beneficios en la peor situación económica que se recuerda en 50 años.

En estos momentos en los que la empresa está usando la amenaza, la coerción, y razones tan de peso como “las cosas se hacen así porque a mí me parece (algunos son tan groseros que empeoran la expresión), ahora que ha puesto a algunos a trabajar de detectives y chivatos, es el momento también de la solidaridad entre los trabajadores.

Nuestro sindicato anima, por un lado, a todos a que reclamen que esa normativa, que siempre parece tener una sola cara, se cumpla también en nuestro beneficio. Así, si los coches por la carretera no pueden sobrepasar una velocidad, no la sobrepasemos, a pesar de que tengamos por otra parte la presión del jefe para hacer muchos trabajos. Si en normativa están contemplados unos turnos para nuestro departamento, no aceptemos otros diferentes. Si a los cursos en otra provincia se va en comisión de servicio, no aceptemos otra fórmula. Si tenemos concedidas las horas de feria, que no te obliguen a prolongar tu jornada en caso de avería. Y, así, con todo.

Pero, sobre todo, os animamos y os pedimos encarecidamente, que este ambiente que se está creando por parte de los jefes, alentados por sus directivos, NUNCA REVIERTA en malas relaciones entre los trabajadores, cayendo en, precisamente, lo que la empresa quiere, que es que unos nos acusemos a los otros, que miremos mal al que supuestamente trabaja menos o al que pensamos que trabaja de más. Esa no es nuestra guerra. Eso es el señuelo. Nuestro problema es hacerle frente de la manera más unida posible a las actitudes dictatoriales de personas que, profesionalmente no dan para más que para apretar las tuercas a los mandos para que actúen de sicarios. Y para que los trabajadores funcionen como máquinas, no como personas. Pareciera que aún no se hubieran dado cuenta de que nuestra empresa aún funciona mínimamente a pesar de ellos, de su funcionamiento errático y de la pobre formación que nos ofrecen.

Nos podrán, pues, quitar el café rápido de primera hora, nos podrán tener “atornillados” a nuestras sillas, nos tendrán vigilados con sistemas informáticos que no reflejan en absoluto nuestra actividad. Pero nuestra dignidad ha de costarles algo más. Esa, ni con fuego.

Cuando te sientas coaccionado, cuando creas que te están tocando tus derechos, no te calles. Infórmate, consúltalo y denúncialo. Al menos verán que enfrente tienen a alguien que merece respeto.

Córdoba, 23 de mayo de 2013.

Contenidos relacionados

Provincias

Ante la públicación de la Dirección de Telefónica de un Plan de Reubicación Voluntaria, dirigido a Operadores de Comunicaciones de localidades de pocos emple

(Continúa)
Provincias

Os adjuntamos el escrito que han realizado los compañeros del CG (Centro de Gestión) de la central de Clot (Barcelona), tras el acuerdo y finalización de la

(Continúa)